verdaderos videntes

videntes en Vigo

Los videntes verdaderos y sus cualidades

Los videntes verdaderos son aquellos que realizan consultas de tarot y videncia utilizando su don o capacidad de clariviencia, por lo tanto son videntes de nacimiento o naturales. El vidente verdadero independientemente de que pueda usar algún apoyo esotérico, siempre utiliza la videncia para precisar aún más las respuestas y predicciones hacia el consultante. Siempre que consultemos con videntes verdaderos, obtendremos una consulta seria, honesta y precisa sobre aquellas cuestiones planteadas, lo que nos aportará toda la información necesaria para saber escoger el mejor camino o el más correcto.

videntes verdaderos que atienden por teléfono

Videntes verdaderos del equipo de tarot de Teresa

Los videntes verdaderos o videntes naturales, son capaces de hacer la consulta sin medios adivinatorios como el tarot, la bola u otros. El problema surge cuando se realizan muchas consultas continuadas, como es el caso de la mayoría de estos profesionales. En estos casos se ven extenuados, afectando a la capacidad y precisión de la consulta. Por este motivo todos ellos usan un apoyo o herramienta adivinatorio como ayuda, para poder descansar y no acabar exhaustos, pudiendo ofrecer de este modo en cada una de las consultas que realizan, la mayor calidad y certeza.

Videntes verdaderos, falsos mitos

Uno de los mitos más extendidos o conocidos sobre los videntes verdaderos, es aquel que pone en tela de juicio la capacidad del adivino al no ser capaz de ver determinadas cosas, por ejemplo es muy común escuchar frases como ésta; “Si es vidente, ¿porque no puede ver el número de la lotería?”. Esta claro que si el experto fuera capaz de ver los números de la lotería o saber que combinación saldrá en cualquier juego de azar, se haría rico enseguida. El don de la clarividencia no es una pantalla de cine en la que los videntes 806 elijan lo que desean ver en cada momento, la videncia no funciona de este modo.



Otros de los grandes mitos falsos sobre los videntes verdaderos, es que éstos deben adelantarse a cualquier acontecimiento y saber todo lo que va a pasar, de éste modo volvemos a lo referido anteriormente. No es posible que el vidente sea capaz de ver o intuir todo lo que va a suceder a su alrededor, sería una auténtica locura para ellos. Habrá acontecimientos que por algún motivo lo pueda predecir, sin embargo otras circunstancias o situaciones pasarán desapercibidas. Esto no quiere decir que sa un mal vidente, simplemente hay que entender que la capacidad es impredecible.

Videntes verdaderos, mitos reales

Uno de los mitos más extendidos sobre videntes verdaderos y que es real, es el que habla de los dolores de cabeza o migrañas que sufren estos profesionales después de realizar muchas consultas de videncia o cuando éstas son muy intensas o extensas. Esto es real y esta demostrado por el testimonio de la gran mayoría de profesionales, todos coinciden en el padecimiento de dolores de cabeza de mayor o menor intensidad, tras haber estado mucho tiempo realizando consultas de tarot y videncia o después de haber realizado sesiones muy extensas o profundas. Esta consecuencia tiene mucho sentido, ya que es el cerebro el que trabaja a machas forzadas en estas sesiones, lo que desencadena estas migrañas o cefáleas en los profesionales. Es por este motivo por el que se aconseja a los profesionales tomar descansos entre cada consulta, evitando exceder de una duración superior a las 5 horas continuadas de consulta.

Otra leyenda que circula referente a los videntes verdaderos, es aquella que habla de la herencia del don, evidentemente como cualquier cualidad o característica que se transmite de generación en generación, esta capacidad puede transmitirse igualmente de padres a hijos. Hay que indicar que a pesar de poder heredarse, si la persona no lo trabajo o potencia, este don se atrofiará y quedará adormilado. Hay detalles respecto a los verdaderos videntes que se ven desde que son niños, pero esa facultad hay que trabajarla y potenciarla así como tratar de controlarla, siendo esta una tarea muy importante y laboriosa para el profesional.



Como podemos observar hay mitos que son reales y otros que son simplemente leyendas urbanas carentes de sentido, que se han ido arrastrando a lo largo de los años. Lo importante es que sepamos distinguirlos y no nos dejemos llevar por lo que nos cuentan o nos aseguran.